Buscador Google

Valérie
Gauthier
Facultad de Ciencias Naturales
y Matemáticas
En MACC somos una familia, los estudiantes y profesores además de embajadores somos cocreadores.

¿Quién es Valérie Gauthier?

Nací en Francia, vine a vivir a Colombia desde pequeña, mi mamá es colombiana y mi papá francés. Estudié matemáticas en la Universidad de los Andes, hice una maestría en Teoría y Números Algebraica entre Francia (Bordeaux) e Italia (Padova),

después hice el doctorado en Copenhague, en la Universidad Técnica de Dinamarca (DTU) con una estadía de investigación en el INRIA Rocquencourt y después, hice una estancia postdoctoral en laboratorio GREYC de la Universidad de Caen Normandia, Francia.

Hace casi 7 años volví a Colombia; estuve un año en los Andes y hace y casi 6 estoy en la Universidad del Rosario. Actualmente soy profesora del Departamento MACC y hace 3 años larguitos soy su directora.

Desde que estaba acabando el pregrado tuve ganas de quedarme en la academia y por eso decidí probar qué era la investigación y hacer un doctorado.


Valérie Gauthier

¿Qué significa para usted ser profesora de la Universidad del Rosario?

Es una responsabilidad grandísima, y me permite cumplir el sueño de ser profesora que tenía desde hace mucho tiempo. Desde que estaba acabando el pregrado tuve ganas de quedarme en la academia y por eso decidí probar qué era la investigación y hacer un doctorado. Cuando a uno le va bien en matemáticas, uno siempre es profesor (risas), siempre estás explicando, dictando clases, etc. Cuando empecé a dar clases en la Universidad de los Andes, en los últimos años de mi pregrado, me gustó mucho la idea de enseñar; mi papá y mamá son ambos profesores, de pronto es algo que tiene que ver con la genética.

El Rosario es un caso muy particular porque es una universidad muy buena; sin embargo, no tenía programas de ingeniería o ciencias exactas, entonces cuando llegué, junto a un equipo de profesores y acompañados por las directivas fundamos el Departamento MACC. Ser profesora en este momento en el Rosario es un lujo, siempre digo que es como una juguetería nerd, es un espacio donde tú puedes soñar clases nuevas, laboratorios distintos y tienes el respaldo institucional. El vetera respalda el nova. Estamos creando un ecosistema bastante bonito e innovador junto a matemáticos, físicos e ingenieros para que nuestros futuros egresados transformen el país en medio de la cuarta revolución industrial.


Me gusta mucho la transferencia de conocimiento y estar en contacto con los jóvenes. Cuando uno está joven quiere cambiar el mundo y eso es lo que pasa con los estudiantes; estar en contacto con esa buena energía es muy bonito.


¿Cómo ha sido su experiencia como docente en la Universidad del Rosario?

¡Me ha gustado mucho! Llegué a la Sede del Emprendimiento y la Innovación, todavía no teníamos el pregrado de Matemáticas Aplicadas y Ciencias de la Computación (que le decimos MACC de cariño), entonces tuve el placer de estar en esa sede. Siempre había dado clases a matemáticos, físicos e ingenieros, estar allá me permitió acercarme a los estudiantes de administración y fue un reto buscar aplicaciones que despertaran su interés.

También fue algo muy bonito porque dictaba algebra y programación lineal, podía ponerles un proyecto final donde fueran a la vida real y aplicaran lo aprendido en clase, con un número de variables tan grande que el Excel no funcionaba de forma correcta, y así contestaba esa pregunta tan frustrante para uno como profesor: ¿para qué sirven las matemáticas? Y por otro lado les mostraba la importancia de plantear bien los proyectos; la hoja de cálculo o la calculadora no siempre los van a salvar.

Adicionalmente, me permitió crear un semillero de Bitcoin, siempre me ha gustado la multidisciplinaridad. Ahora muchos de ellos ya se están graduando, lo cual da un poquito de nostalgia. 

Por ejemplo, un estudiante en diciembre me envió una foto el día de su grado y me dijo: “Un agradecimiento muy especial; tú y Quintanilla cambiaron muchos paradigmas sobre las matemáticas y el estudio. He crecido mucho y con la experiencia en cada clase veo que puedo llegar muy lejos ¡Espero poder seguir dando mucho más y alcanzando mucho más, este triunfo y los que vendrán son de ustedes también!".

Es muy bonito ver como sigues en contacto con los estudiantes. En la Universidad del Rosario son especialmente muy humanos y la relación con ellos es muy cercana, muestra clara de ello es recibir correos contándome que se quieren comer el mundo o dónde van a hacer su maestría, ver cómo cumplen sus sueños y que a su vez van a seguir aportando al crecimiento del país y el de otras personas.

Ahora en el programa MACC, darles clases a nuestros estudiantes, crear materias exclusivas del programa como “Algebra abstracta y codificación”, que es la que dicto, en unos laboratorios soñados, con estudiantes excelentes y además motivados, ¡es una maravilla! Al ser la directora del programa siento más cercanía con ellos, ya que a muchos los conozco desde que estaban en el colegio, decidiendo qué estudiar y verlos como van evolucionando es una experiencia increíble y que le agradezco mucho a la Universidad. Por supuesto también agradezco a ellos y a sus familias por creer en nosotros y apostarle a una carrera innovadora y pertinente para el país.

¿Cuáles son los logros que considera relevantes en su vida académica, en particular en su práctica docente?

Yo creo que el principal logro hasta ahora en mi carrera es haber liderado la fundación del Departamento MACC. Cuando llegué a la dirección era una unidad de servicio y pudimos crear el Departamento con el equipo de profesores, administrativos y directivos de la facultad, todo eso con el apoyo de las unidades centrales de la Universidad.

Mejorar y ampliar la oferta del servicio de matemáticas, con iniciativas como la del servicio 4.0 que impacta a todos los estudiantes de la Universidad, para darles clases como introducción a la revolución 4.0, programación etc. y apoyar la iniciativa desde vicerrectoría de las trayectorias de los estudiantes para mejorar la retención de estudiantes.

La dirección del pregrado MACC, con todo lo que implica un programa nuevo: visitas a colegios, diseño de materias, innovación pedagógica, diseño de laboratorios, contratación de profesores, etc.  Ahora estamos construyendo los documentos maestros para la maestría y el doctorado, que ya casi están.

Y por último ser una de las co-fundadores de HINNT: el Hub de Innovación y Transferencia del Departamento, que nos permite darle visibilidad al Departamento, a nuestros estudiantes y profesores.

En MACC somos como una familia, los estudiantes y profesores además de embajadores somos cocreadores, y es muy bonito ver que ahora somos referentes en otras universidades en Cali, Medellín e Ibagué, y quieren abrir programas similares basados en nuestra experiencia.

Por otro lado, esto me ha permitido ir más allá de la universidad: las visitas a colegios y regiones para dar a conocer el pregrado a nuestros futuros alumnos; la creación de las alianzas con empresas y fundaciones, rompe esa idea de que un profesor solo dicta clases y hace su investigación aislado de la realidad del país. Hace poco firmamos un convenio con Telefónica Movistar y creamos la primera Beca de excelencia Mujeres MACC - Movistar, para empoderar mujeres a que estudien carreras STEM, esa es una de mis grandes motivaciones también.

¿Cuáles son los logros que considera relevantes en su vida académica, en particular en su práctica docente?

¡Son muchos! Creo que la llegada a la dirección del Departamento, sobre todo a montar todo lo que hoy representa MACC. ¡Agradezco mucho la confianza que me dieron, el respaldo ha sido muy grande! Para poder cumplir nuestras metas y objetivos, había que hacer trabajo en equipo y estar a la cabeza en este momento es un honor. ¡El aprendizaje ha sido enorme! Tanto en temas de construcción como de liderazgo.

Además, el Rosario es un escenario increíble para construir esta nueva apuesta, porque te da el apoyo necesario, las personas de la Universidad fueron generosas para darnos contactos, consejos, trabajamos en equipo con otra facultades, etc. A nivel central el hecho de poder diseñar laboratorios soñados; hemos hecho workshops coorganizados con Harvard, con la universidad Nacional de Singapur, etc. Entonces el impacto es muy grande, estamos poniendo un granito de arena en la construcción del país en ésta Cuarta Revolución Industrial y estoy segura que nuestros estudiantes van a seguir ese camino.

A mí una de las cosas que más me gustan de las matemáticas es que están al servicio de, entonces tú con las matemáticas puedes desde hacer algoritmos para marketing digital y ganar dinero, hasta detectar en donde están los migrantes venezolanos, por ejemplo, y saber dónde debemos llevar apoyo humanitario. El ser parte de dos proyectos de innovación pedagógica de la Universidad me han permitido trabajar en algo que siempre había querido.

Tenemos un proyecto con el departamento de Nariño, en el que buscamos que los temas de la Cuarta Revolución Industrial sirvan para apoyar a la población y a la comunidad que nos rodea. Propusimos hacer un COIL pero regional, donde damos clases con los profesores de la Universidad de Nariño para resolver problemas de una comunidad de Pasto y de un colegio de Suba Rincón, uniendo a los estudiantes con un propósito común.

Otro proyecto muy interesante es el Socio Tec Lab que tenemos junto a la Universidad de Aalborg en Copenhague y la Fundación I2Cat en Barcelona. Junto con el programa de Sociología hicimos una alianza con ellos para poder indagar sobre las consecuencias de esta Cuarta Revolución en la sociedad. Es muy importante no sólo evaluar el impacto, también definir qué tecnologías deberíamos crear para poder tener una mejor sociedad. Crear ciudades inteligentes al servicio de las personas, de la naturaleza, que sean sostenibles, etc.


¡Hemos bajado la deserción! Las matemáticas ya no son la primera causa de deserción en la Universidad, eso también es un gran logro.


¿Cuál es su aporte a la Universidad y a los estudiantes?

Pues espero que muchos. Creo que la creación del Departamento MACC es mi mayor aporte, prácticamente pausé mi carrera profesoral, que era mi razón de ser laboral, digámoslo así, porque dejé de dictar clases por dos años y medio, eso es un dolor que uno tiene cuando es profesor. Paré la investigación en temas que venía trabajando como la criptografía postcuántica para poder concentrarme y darle la energía suficiente en el momento de creación.

Hemos vinculado profesores que estaban fuera del país y hemos ido conformando un equipo excelente de profesores e investigadores que tienen la camiseta MACC y UR puesta. Es un primer paso en la Universidad tener un programa propio en temas TIC. Eso obviamente hace que por primera vez el Rosario se vuelva referente en temas en los que tradicionalmente no era reconocido. La cantidad de conferencias, workshops y cursos de verano que hemos hecho nos permiten estar ahora en el radar de universidades pares y de entidades públicas y privadas.

La creación de los proyectos de innovación pedagógica multidisciplinarios liderados por nosotros que comentaba anteriormente, así como el servicio 4.0 y opciones de profundización en pregrados como Jurisprudencia, es un impacto grande en la Universidad.

La creación de HINNT, tener un Hub de extensión del Departamento nos permite motivar a los profesores y estudiantes a participar en proyectos en alianza con el sector real y hacer así transferencia de conocimiento con impacto.


A mí me encantan las matemáticas y cuando doy clase de algebra abstracta me brillan los ojos.


¿Qué la inspira a enseñar?

Yo creo que los estudiantes y las matemáticas. A mí me encantan las matemáticas y cuando doy clase de algebra abstracta me brillan los ojos, al final del curso siento nostalgia porque se establecen vínculos con los estudiantes en el día a día. Ser testigo de ese momento en el que los estudiantes entienden algo y les brillan los ojos es algo muy motivador.

Ver a estudiantes que quieren cambiar la historia; algunos se quieren ir a estudiar por fuera, otros emprender, otros simplemente disfrutar el momento en la Universidad y aprender un montón de todo, otros apoyar a sus familias. El hecho de acompañarlos en ese camino me permite ser testigo de esas transformaciones, muchos me comparten sus sueños y temores. Creo que se trata de ver cada uno de esos sueños y ver cómo las matemáticas les pueden aportar, me veo reflejada en ellos y quiero poder apoyarlos en lo que pueda y guiar en caso de ser necesario.

Yo tuve grandes ejemplos de profesores que también influyeron en mi vida y me inspiraron en su momento. Tuve la fortuna de estar becada desde el pregrado, entonces la idea de ir a buscar becas por fuera para que los estudiantes puedan cumplir sus sueños me inspira.

Alguna vez en Francia me dijeron: “usted ya debería dejar de estudiar para que su papá deje de mantenerla, ya lleva mucho tiempo estudiando”, y yo le dije: “no, a mí me están pagando por estudiar desde el pregrado”, y alguien que estaba al lado me dijo, “A las personas inteligentes les pagan por estudiar porque el gobierno las necesita”, escuchar eso me cambió el concepto de beca.

Considero que las becas deben ir más allá de apoyar económicamente a los que no tienen para pagar la universida. Se trata de un mensaje más poderoso y es que el gobierno, las empresas y hasta la misma institución deciden darles apoyos económicos porque lo necesitan. El país y el mundo en general necesita hombres y mujeres inteligentes, motivados y educados que nos ayuden a construir un mejor futuro, es a la vez una especie de entrega, de un relevo, ellos a su vez cuando sean profesionales apoyarán a esa construcción y a la formación de más personas.

Es mi caso particular estoy muy agradecida con la Universidad de los Andes, con la Comunidad Europea y el gobierno Danés. Me dieron oportunidades únicas de estudio y de experiencias de vida.

Trabajo a diario para que nuestros estudiantes puedan aprovechar esas oportunidades; ir, viajar, crear nuevos proyectos, nuevas empresas, que a su vez van dejando su granito de arena. Creo que la educación es lo mejor que me pudieron dar y lo mejor que uno puede entregar, esa es la verdadera inspiración. Transferir todo lo que nos heredaron nuestros profesores ¿cómo se lo dejas a los demás? Estoy en una institución que forma líderes, que está formando gente que impacta en el país, el Rosario es un gran ecosistema para crear este tipo de espacios inspiradores.

Valérie Gauthier
Correo: valeriee.gauthier@urosario.edu.co

HUB UR 
PURE
ORCID 
Google Scholar