Buscador Google

Juan Fernando
Vargas
Facultad de
Economía
El reconocimiento más lindo en términos de docencia es el legado que he dejado en la formación de capital humano".

¿Quién es Juan Fernando Vargas?

En general soy muy tranquilo, y me gusta tomar del pelo. Algunas cosas me sacan el mal genio, pero a pesar de mi carácter mis estudiantes me quieren o al menos eso quiero creer (risas). Llevo 11 años dando clases en el Rosario y soy muy dedicado a mi trabajo y a mi familia. Soy padre de dos hijos y una de las ventajas de tener un trabajo en la academia es la posibilidad de tener flexibilidad en los horarios para lograr un buen balance entre la vida personal y profesional.

Me gusta mucho la investigación y dar clase, creo que ambas cosas van de la mano; aunque algunos académicos consideran que dictar clase, es de alguna manera “el precio que hay que pagar” por hacer investigación, considero que no es así, pues dar clase es enriquecedor. Creo que ese gusto se ha reflejado en los cursos que he dictado durante estos años.

Llevo 11 años dando clases en el Rosario y soy muy dedicado a mi trabajo y a mi familia.

Es necesario estar a la altura de la institución, para lo cual es importante reinventarse constantemente.


Juan Fernando Vargas

¿Qué significa para usted ser profesor en la Universidad del Rosario?
 

Para mí es un honor y un reto porque la Universidad del Rosario es una de las mejores del país y en particular en Economía. La Facultad de Economía ha sido una de las líderes en el país y en América Latina. Considero que en el tiempo que he estado acá he contribuido en el crecimiento y la consolidación de la Facultad y del Grupo de Investigación, pero ser docente en el Rosario también es un reto, porque es necesario estar a la altura de la institución, para lo cual es importante reinventarse constantemente.
 


Lo más enriquecedor ha sido llegar a una Facultad que ha hecho tanto por convertirse en una de las mejores, y que me ha permitido poder participar en este proceso activamente.


¿Cómo ha sido su experiencia como profesor en la Universidad del Rosario?
 

Ha sido una gran experiencia. Ha habido momentos mejores que otros, pero en general me siento feliz en mi trabajo. En este periodo, lo más enriquecedor ha sido llegar a una Facultad que ha hecho tanto por convertirse en una de las mejores y que me ha permitido poder participar en este proceso activamente.

La Facultad ha crecido mucho en su planta profesoral durante los últimos años, antes era mucho más pequeña y, digamos, endogámica: muchos de los profesores habían estudiado sus posgrados en las mismas escuelas y se conocían antes de entrar al cuerpo profesoral. Esto sin embargo era la norma en casi todas las universidades de la región en aquella época (hace 11 años).

Ahora el proceso de contratación de profesores es mucho más transparente y la Facultad ha sido pionera en eso. Tenemos una convocatoria internacional, hacemos entrevistas a candidatos preseleccionados sin importar su nacionalidad y donde estudiaron, y a los mejores los invitamos a conocer la Facultad. Así se decide quién obtiene la plaza.

Gracias a este proceso en el cuerpo profesoral de la Facultad se ha consolidado la diversidad, y hoy en día, contamos con profesores argentinos, brasileros, peruanos, rusos, catalanes, turcos, alemanes, guatemaltecos y chilenos, entre otras nacionalidades. Me alegra mucho toda esta transformación, siempre buscando la excelencia académica y la investigación del alto nivel. Me alegra también haber contribuido en ese proceso.

Me alegra mucho toda esta transformación, siempre buscando la excelencia académica y la investigación de alto nivel. Me alegra también haber contribuido en ese proceso.

¿Qué aspectos han marcado su trayectoria como profesor en el Rosario?

Considero que en mis 11 años de carrera en el Rosario he aprendido mucho, a la vez que he contribuido. Varioss de mis aportes académicos llegaron muy rápido y me considero afortunado por lo que he vivido en el tiempo que llevo vinculado a la Facultad, esto ha marcado mi trayectoria.

Respecto a mi formación, siempre he estado en diálogo constante con la Ciencia Política y me han interesado temas que en su momento no tenían mucha cabida en la investigación desde la Economía. Buena parte de mi doctorado estuve en el Departamento de Gobierno de Harvard, desde entonces, el contacto con James Robinson, quien ahora es profesor de Ciencia Política en la Escuela de Políticas Públicas de la Universidad de Chicago, acrecentó mi interés en los temas y los métodos de análisis que tienen en común la Economía y la Ciencia Política; siento que eso ha facilitado o de alguna manera catalizado mi trayectoria y mis intereses en investigación.

¿Cuáles son los logros que considera relevantes en su vida académica, en particular en su práctica docente?

Considero que en mi carrera académica el principal logro hasta ahora es haber recibido el premio Juan Luis Londoño, entregado al mejor economista de 40 años o menos, que haya dejado un legado por la calidad de su investigación y el impacto que esta tiene en la vida de los colombianos. Su entrega es bianual y lo han recibido varios referentes en el país como Alejandro Gaviria, Ana María Ibáñez, Raquel Bernal y mi colega del Rosario Juan Miguel Gallego. Me siento muy contento de haberlo recibido, también significa un reto muy grande porque me empuja a seguir contribuyendo, a seguir investigando.
 
Por otra parte, en el 2014 la universidad me nombró Profesor Distinguido y eso para mí es un gran honor. Sin embargo, el reconocimiento más lindo en términos de docencia es el legado que he dejado en la formación de capital humano; me hace muy feliz haber asesorado a decenas de estudiantes de maestría, y tener lazos de amistad con muchos de ellos, que además han trabajado conmigo como asistentes o se han convertido en mis coautores. Ese legado me llena de orgullo y alegría.


Considero que en mi carrera académica el principal logro hasta ahora es haber recibido el premio Juan Luis Londoño.


¿Qué le inspira a enseñar?

Una razón fundamental es tender puentes entre la literatura académica y sus aplicaciones en la enseñanza de la Economía. Al principio me costaba preparar clases, pero poco a poco he aprendido a distribuir bien mis tiempos entre la carga docente y la investigación. Así, he logrado que hoy en día las clases casi que se den solas, luego de una relativamente corta preparación previa. Creo que esta “optimización” ha enriquecido mi carrera tanto de profesor como de investigador.
 

Juan Fernando Vargas
Correo: juan.vargas@urosario.edu.co

HUB UR
Google Academic
ORCID
PURE