Buscador Google

Jenniffer
Lópera
Escuela de
Ciencias Humanas
Me parece muy bonito que los estudiantes confíen en nosotros, es un voto de confianza, un honor y una responsabilidad.

¿Quién es Jenniffer Lópera?

Soy filóloga de la Universidad Nacional, magíster en Antropología Social y candidata a doctora en educación de la Universidad de los Andes. Soy una mujer curiosa que intenta aprender. Me interesa comprender cómo funcionan las cosas, cómo funcionamos los seres humanos. Hago investigación en educación y lo hago por saber cómo aprendemos, ya que cuando uno es investigador tiene algunas intuiciones y cree que las cosas tendrán un rumbo, pero cuando lleva a cabo la investigación se da cuenta que son de otra forma.

Lo que yo creía que era aprender no es tan fijo; a mí me pasa que ese tipo de cosas me dan más curiosidad, me gusta mucho aprender y hacer investigación en educación. Estar en movimiento me interesa, actualmente estoy revisando algunas ideas que pienso son muy comunes, esas ideas del tipo "todo el mundo piensa así" o "todo el mundo cree eso", pero las analizo y me pregunto de dónde sacamos ese tipo de opiniones, cómo las construimos y por qué las mantenemos.
 

A mí me parece extraño que existan algunas dinámicas fijas en la relación pedagógica y no sabemos por qué es así, me empiezan a resultar raras. Me parece muy bonito que los estudiantes confíen en nosotros, es un voto de confianza, un honor y una responsabilidad.

Me siento muy afortunada de dar clases aquí y estar aquí. Llegué a la universidad de una forma muy particular, nunca me imaginé estar en el Rosario y sobre todo que pasaran tantas cosas.


Jenniffer Lópera

¿Qué significa para usted ser profesora de la Universidad del Rosario?

Me siento muy afortunada de dar clases aquí y estar aquí. Llegué a la universidad de una forma muy particular, nunca me imaginé estar en el Rosario y sobre todo que pasaran tantas cosas. Un profesor daba una clase de escritura y le salió una beca; tuvo que renunciar y viajar en menos de una semana, entonces me llamaron para asumir la asignatura y el horario se acomodaba a mis intereses y así fue como ingresé a la Universidad del Rosario.
 
Me gusta mucho estar en la Universidad. Me siento muy cómoda y sobre todo muy feliz; lo que a veces me sorprende, incluso en clases, es cuando comparto con mis estudiantes después de una sesión y les expreso que me encanta mi trabajo. Me parece muy bonito que ellos sepan que estoy contenta por compartir con ellos.


Todos los días siento un profundo agradecimiento con la universidad.


¿Cómo ha sido su experiencia como profesora en la Universidad del Rosario?

Ha sido una experiencia muy buena. Todos los días siento un profundo agradecimiento con la universidad.

Una proporción muy importante de mi experiencia profesional y de mi carrera académica ha sido aquí; tengo la fortuna de compartir con colegas respetuosos, muy preparados, lúcidos y brillantes en lo que hacen. Casi toda mi experiencia docente y como investigadora ha sido aquí en el Rosario; llevo aproximadamente 18 años dictando clases y 13 han sido en esta universidad.

¿Cuáles son los logros que considera relevantes en su vida académica, en particular en su práctica docente?

Son varios: inicialmente los proyectos que he adelantado en temas como la escritura, prácticas pedagógicas en educación superior, aprendizaje autorregulado, entre otros.  Para mí es muy importante estar cómoda y contenta.

En el 2009 tuve la oportunidad de ganar un proyecto FIUR y luego uno de innovación pedagógica. En el 2017 con el proyecto de aprendizaje autorregulado ganamos una convocatoria de innovación pedagógica; en el 2018 estuve todo el segundo semestre en la Universidad Católica de la Santísima Concepción en Chile, gracias a una convocatoria de estancia de investigación. Adicionalmente, el año anterior recibí el premio a la excelencia en la docencia en posgrado. Por último, en el World Forum ganamos uno de los tres premios a mejores papers del evento en el que participó el profesor Rafael Mendez, profesor rosarista y compañero de investigación.
 


Siento que somos una comunidad, en realidad el cariño y afecto se siente cuando se necesita, en buenos y malos momentos.


¿Qué aspectos han marcado su trayectoria como profesora en la UR?

He tenido experiencias muy bonitas, una de ellas es el ambiente de trabajo que es muy respetuoso y divertido porque en algunas ocasiones incluso hacemos chistes en reuniones que le bajan la tensión a todo; poder tener la posibilidad de hacer las cosas lo mejor posible o de acceder a recursos como el CRAI, donde ya soy famosa por pedir citas seguidas para asesorías multimedia (risas).
 
A veces entro al Archivo Histórico y pienso que han pasado muchas cosas aquí; por ejemplo, en la mañana el Claustro es pura energía todo el tiempo, desde estudiantes a funcionarios, pasando por profesores y otros colaboradores, todos estamos en movimiento. Siento que somos una comunidad, en realidad el cariño y afecto se siente cuando se necesita, en buenos y malos momentos.


Creo que en todos los ámbitos de la vida es más enriquecedor reinventarse que estar repitiendo el guion.


¿Qué la inspira a enseñar?

Inicialmente la responsabilidad, porque los estudiantes depositan confianza en mí y soy más consciente de ello con los años; eso significa que cualquier cosa que diga o calle en clase, el efecto que pueda generar en los estudiantes, las ideas con que ellos salen de la sesión y lo que me entienden, lo que no decimos también dice mucho en realidad.

Sumado a lo anterior, la posibilidad de transformarse, que no es sencillo, pero es gratificante, es muy bonito. A veces uno se queda con dos o tres imágenes propias y no las revisa cada tanto; considero que es importante hacerlo. Creo que en todos los ámbitos de la vida es más enriquecedor reinventarse que estar repitiendo el guion.

Jenniffer Lópera
Correo: jenniffer.lopera@urosario.edu.co

HUB UR 
PURE
ORCID 
Google Scholar