Buscador Google

Sociedad

25 de marzo 2020

Solo el 31,8% de los trabajadores informales podrían realizar su actividad productiva por medio del teletrabajo

Solo el 31,8% de los trabajadores informales podrían realizar su actividad productiva por medio del teletrabajo

La población entre los 29 y 50 años (7.176.844 personas) y los mayores de 50 años (3.590.067) serán los trabajadores más afectados por las medidas para mitigar la propagación del COVID-19, según estudio del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario y la Universidad EIA de Medellín. 

Más de 14 millones de trabajadores se verían afectados por las medidas para mitigar la propagación del COVID-19, bien sea porque se reduce su capacidad de generar ingreso o porque no cuentan con mecanismos de protección ante una incapacidad, según un informe del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario y la Universidad EIA de Medellín. 

Es posible identificar que el grupo de trabajadores con mayor vulnerabilidad en este episodio de salud pública, en particular, es el conjunto de trabajadores informales, con reducida protección económica ante una incapacidad y bajo nivel de generación de ingresos, así como trabajadores formales que no pueden desempeñar su actividad a través del teletrabajo, y por tanto afrontan un mayor riesgo de contagio de la enfermedad. En total, la cifra asciende a 14.769.623 (66,3%) de los ocupados, señala el análisis. 

Este conjunto de trabajadores está compuesto por una mayoría de hombres (60,1%). En términos de edad, se observa que la población entre los 29 y 50 años es una de las más afectadas con un 48,6% (7.176.844). Otro de los grupos de edad más significativos son los mayores de 50 años, con un 24,3% (3.590.067), puntualiza el informe “Vulnerabilidad del mercado laboral colombiano al COVID-19”, elaborado por Diana Londoño, Paúl Rodríguez e Iván Jaramillo, investigadores del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, y Andrés García, de la Universidad EIA de Medellín. 

Informales que podrían realizar su actividad de manera remota 

Según el informe, el número de trabajadores que según su ocupación y lugar de desempeño podrían realizar sus actividades por medio del teletrabajo se presenta en tres grandes categorías: vivienda, lugar fijo y otros. Para el caso de vivienda, se tienen 4.503.215 trabajadores que se desempeñan en su vivienda u otra vivienda, de los cuales solo el 20% podrían trabajar con conexión remota. 

Por su parte, para los 9.894.549 de trabajadores que se desempeñan en un lugar fijo, el nivel de competencia y especialización de la ocupación, llevan a comportamientos diferenciadores dentro del tipo de trabajador. En este caso, se puede observar como para el 56,5% de trabajadores formales sería posible realizar su actividad productiva de manera remota, pero para el caso de los informales solo podrían el 31,8%. 

Es decir, hay una mayor incidencia de estos trabajadores entre los ocupados formales/informales del 3,86, lo cual implica que ante las medidas de toque de queda estas son las actividades y sectores con mayor impacto económico, anota el estudio. 

Finalmente, se encuentran 7.889.516 trabajadores que se desempeñan en obras de construcción, quioscos, de puerta en puerta y otros tipos de entornos abiertos. Para estos ocupados, solo el 30,45% podrían, bajo medidas de aislamiento y #QuedateEnCasa, trabajar de forma remota. Esta población, es quizás, la de mayor vulnerabilidad bajo la coyuntura del CODVI-19, advierte el informe de la Universidad del Rosario y la Universidad EIA de Medellín. 

Entornos que aumentan la probabilidad de contagio 

El estudio muestra que entre los trabajadores informales hay un porcentaje importante de trabajadores que realizan actividades en entornos que aumentan la probabilidad de contagio con COVID-19. En particular, los trabajadores que se desempeñan en quioscos, vehículos, puerta a puerta, en la calle y en obras de construcción tienen una participación dentro del empleo informal de 26,7% (más de 2,7 millones de trabajadores), casi el doble de lo observado entre el grupo de los formales. Ello implica que estos trabajadores perderán capacidad de generar ingresos, a lo cual se suma, en muchos casos, la baja tasa de aseguramiento en el sistema de salud. 

Otro grupo de trabajadores que se afectará de manera severa, son los trabajadores domésticos, cuya actividad laboral implica el desplazamiento a otras viviendas (19,9%), a lo que también se suma la ausencia en el aseguramiento en salud. El total de trabajadores que desempeñan su labor en entornos abiertos u otras viviendas es de cerca de 5,7 millones. 

Hogares en arriendo 

El estudio indica que 2.5 millones de hogares reciben transferencias que permiten mitigar el impacto, aunque no mantener su nivel de consumo. Por ende, es necesario activar mecanismos de protección orientados a garantizar su bienestar. En este sentido, la focalización por medio de instrumentos como Familias en acción y Adulto Mayor son cruciales,ya que su ampliación -por un tiempo limitado-  tendría  alcance  importante  a  hogares vulnerables, como aquellos cuya generación de ingresos depende del trabajo informal. 

Entre los hogares que pueden considerarse más afectados por el COVID-19, existe un porcentaje importante que paga arriendo. Con el objetivo de garantizar el bienestar de estos hogares, es importante activar alternativas que alivien la presión de gastos, indican los investigadores del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario y la Universidad EIA de Medellín. 

WhatsApp-Image-2020-03-25-at-9-59-41-AM.jpeg

Comparte en tus redes sociales

RELACIONADOS

RECIBE NOTICIAS EN TU CORREO

CONTENIDO DE INTERÉS

ÚLTIMAS NOTICIAS

Las implicaciones del Brexit, de acuerdo con el rector de University of Essex
Sociedad - 01 de abril 2020
 
Recomendaciones de comunicación, información y educación sobre el COVID19 para los más pequeños
Sociedad - 01 de abril 2020
 
Situación carcelaria en Colombia: una bomba de tiempo que el COVID – 19 explotó
Sociedad - 31 de marzo 2020