Buscador Google

Politica

05 de diciembre 2019

Cigarrillo electrónico: una mirada académica de su control

Cigarrillo electrónico: una mirada académica de su control
Por Fausto Ruiz
Redacción Nova et Vetera


¿Cómo regular los cigarrillos electrónicos en Colombia? ¿Qué efectos directos sobre la salud de los fumadores activos y pasivos tienen estos? ¿Qué se sabe sobre el consumo dual y el daño reducido? Estas y muchas dudas más se resolvieron en la Universidad del Rosario con un punto de vista académico.

La Facultad de Economía; el Centro de Estudios en Protección Social y Economía de la Salud - PROESA; y las universidades Andes y Javeriana, se encontraron para hablar sobre “Cigarrillos Electrónicos: ¿cómo regularlos en Colombia?”. El evento se realizó el viernes 29 de noviembre en el Auditorio Jockey de la Universidad del Rosario.

En él se habló acerca de qué son los cigarrillos electrónicos, sus variedades y clasificaciones, y los diferentes planteamientos de regularización. Al inicio del evento, se hizo una declaración: "de ninguna manera este encuentro público ha sido financiado por ninguna institución, organización o fundación de la industria tabacalera", dijo Andrés Vecino, científico asistente en la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la universidad Johns Hopkins, comentando acerca de la importancia de declarar los conflictos de interés y las fuentes de financiación.

Actualmente, el mercado de los cigarrillos electrónicos ha crecido en Colombia. Según el III Estudio Epidemiológico Andino sobre consumo de drogas en población universitaria, el 16,1% es consumidor de este artefacto. Asimismo, los hombres son los que usan más los este elemento con un 19, mientras un 13,4% de las mujeres lo hacen.

Bogotá y Medellín son las ciudades líderes en el mercado. La capital colombiana tiene una prevalencia de consumo de cigarrillos electrónicos en los últimos 30 días de 24,5%, seguido de la ciudad de la eterna primavera con un 25,4%. Esto según datos de la Encuesta Nacional de Tabaquismo en Jóvenes 2017. Adicionalmente, "un 51,1% de los estudiantes entre los 13 y 15 años han oído acerca de la existencia de este elemento", dijo Juan Miguel Gallego, profesor de la Universidad del Rosario.

También se habló de los efectos sobre la salud de los cigarrillos electrónicos. Se platicó de un sustancial estado del arte académico sobre los efectos directos en fumadores activos y pasivos, el consumo dual y el daño reducido.

"Hay investigaciones in vitro, realizadas por universidades prestigiosas del mundo, en donde se muestra que el cigarrillo electrónico inhalado, con o sin nicotina, causa alteración en las células en el cubrimiento del aparato cardiovascular", dijo Alejandra Caña Arboleda. De igual manera, la profesora asociada de la Pontificia Universidad Javeriana resaltó los efectos psicotóxicos y los daños a la salud del consumo de estos aparatos.

Por su parte, la directora de Promoción y Neumología del Ministerio de Salud y Protección Social comenta que "no podemos permitir que estos nuevos productos, sus parciales regulaciones e investigaciones, socaven los logros de salud pública que se han conseguido como Estado colombiano". Por esta razón, la institución ha trabajado con la población, ayudando e informando sobre la adicción del tabaco fuera del uso del cigarrillo electrónico como una solución.

En el tema regulatorio, se comprenden tres posibles estrategias para los Sistemas Electrónicos de Administración de Nicotina (SEAN), los Sistemas Electrónicos sin Suministro de Nicotina (SSSN) o sistemas similares de consumo humano en Colombia:

1.    Prohibición total para la fabricación, exportación, importación comercialización, uso, consumo, publicidad, promoción y patrocinio.
2.   Regulación específica en SEAN, SSSM y sistemas similares alternativo,
3.   Regulación para SEAN y similares como medicamentos para cesación tabáquica
4.  Regulación como producto sucedáneo e imitadores de tabaco, en el marco de legislación vigente.

Para este análisis, se comprenden dos puntos de vista: una regulación desde la demanda y otra desde la oferta de los cigarrillos electrónicos. "La regulación, que ya está desarrollada para el tabaco, debe cubrir este tipo de productos, ya que es cercano a la industria tabacalera", comentó Norman Maldonado, director del Centro de Estudios en Protección Social y Económica de la Salud, PROESA, en términos de demanda del producto.

Por el ámbito de la oferta, Blanca Llorente, directora de investigación de la Fundación Anáas, habló de lo difícil de discutir de la prohibición en términos absolutos: "En realidad es impráctico". Ella comenta que, en el caso colombiano, es un tema inminente, además de ser un problema dinamizado desde hace varios años. También, se refirió al tipo de regulación que debe pensar en las expectativas de quienes sufren las consecuencias del tabaquismo y reconocer este mercado conexo, sin importar las diferencias existentes entre productos.

Según la Organización Mundial de la salud, OMS, el tabaco mata a ocho millones de personas, de las cuales 1,2 millones son consecuencia de la exposición involuntaria al humo del tabaco. Aunque los sistemas electrónicos de administración de nicotina (SEAN) no son productos de tabaco porque no lo contienen "constituyen un grave problema de salud pública", determina la organización. 

Comparte en tus redes sociales

RELACIONADOS

RECIBE NOTICIAS EN TU CORREO

CONTENIDO DE INTERÉS

ÚLTIMAS NOTICIAS

Informe de Investigación: “Mujeres y crimen organizado en América Latina: más que víctimas o victimarias”
Politica - 12 de marzo 2020
 
¿Qué sigue para el conflicto entre Israel y Palestina?
Politica - 04 de marzo 2020
 
Ex-FARC Mafia: La nueva era criminal disidente en Colombia
Politica - 10 de diciembre 2019