Guía de servicios

¿Cómo utilizan

las universidades

el Big Data?

John Jairo Rincon Florez

Editor de contenido

Las universidades han descubierto y mejorado la forma en la que los datos de sus estudiantes pueden servir para favorecer a nuevos universitarios. Son muchos los casos que demuestran que tener estructura para el tratamiento de la información puede crear nuevas estrategias de educación acordes a las generaciones actuales y futuras.

El profesor Juan Fernando Perez Bernal de la Escuela de Ingeniería de la Universidad del Rosario nos cuenta la importancia de enseñar los estudiantes a analizar la información y trazar estrategias que aporten cambios a la sociedad.

“Las organizaciones necesitan tener personas que conozcan y sepan de Big Data y para una universidad sería de gran ayuda ya que le permite conocer más a fondo el comportamiento de sus estudiantes”.

Ayuda mucho tener una estructura de información organizada dentro de las instituciones de educación superior ya que permite escubrir tendencias que pueden aportar a métodos diferentes de enseñanza acordes a las necesidades de las generaciones más jóvenes. “Es importante tener en claro los objetivos de implementar una estructura de datos”, puntualiza.

Los servicios diferenciados gracias al Big Data

Al tener claros los objetivos podemos implementar sistemas que nos ayuden a determinar las razones por las que existen las deserción e identificar cuando ocurre una baja en la motivación de un estudiante y poder remediarlo antes de que sea demasiado tarde.

Obtener esta información no es una tarea fácil y se requiere tecnología que pueda soportar esta necesidad, así como recurso humano capacitado para analizar de manera efectiva los datos obtenidos y tomar decisiones.

Hoy en día las universidades tiene mucha información recopilada sobre sus estudiantes y toda su comunidad, pero todavía no hacen un uso efectivo de ella, si se dieran a la tarea de organizarla tendrían en sus manos un recurso muy valioso que aportaría mucho más a una educación diferenciada.

Además de la implementación de nuevos modelos hay una ventaja en el uso de Big Data en centros de educación superior, la entrega de un servicio y apoyo personalizado que se recoge gracias a las pistas digitales que los estudiantes dejan por todo el campus. Elementos como registros de compras, peticiones de implementos, libros en bibliotecas y servicios demandados permiten entender qué es lo que se está usando y cuáles son las buenas costumbres que se deben potenciar, entregando un mejor servicio orientado a lo que realmente se necesita.

Gracias al uso de técnicas de Big Data se puede determinar que estudiantes tienen calificaciones bajas en varios programas y dar un pronóstico acertado de su viabilidad de graduación. Con esta información la universidad puede ofrecer apoyo al estudiante en las áreas de mayores dificultades y además hacer seguimiento del contenido ofrecido por la materia, para comprender todo el contexto y poner a disposición las alternativas de acompañamiento requeridas.

Riesgos del Big Data

Son muchos los beneficios que aportan la lectura de datos masivos a una institución, pero siempre existe el riesgo latente de la violación a la privacidad de los estudiantes que puede ser un factor a considerar dentro de la implementación del sistema . El almacenamiento de estos datos debe hacerse bajo unos parámetros éticos y de una tecnología que sea lo más segura posible y por supuesto con el consentimiento de cada usuario para el uso de la información.

10 pasos para su implementación

 

1.

Definir el objetivo o el camino del porqué se va a implementar Big Data

 

2.

Determinar todos los costos que se van a asumir para el proyecto.

 

3.

Decidir el líder del proyecto, puede ser una persona o una consultora

 

4.

Definir detalladamente las responsabilidades de cada actor del proyecto

5.

Aprender a visualizar la información y extraerla.

6.

No forzar la utilidad de los datos

7.

Comprender qué y quién hay detrás de los datos

8.

Diagnosticar los recursos tecnológicos con los que se cuenta

9.

Cuidar la calidad de los datos

10.

Aplicar el pensamiento científico en la estadística

Fuente: Noticias Universia

Para tener en cuenta

Qué es el Big Data y para qué sirve

Big Data es un término creado para darle nombre al volumen de datos almacenados, tanto organizados como no organizados, estos datos se acumulan a cada segundo en diferentes sectores alrededor del mundo.

Ese crecimiento de información ha crecido de manera exponencial durante los últimos años, pero ¿esos datos, de dónde vienen? Hay muchas fuentes de donde proviene la información:


Los que producen las personas:

Redactar un email, interactuar en las redes sociales, contestar una encuesta de manera virtual o telefónica, responder un mensaje de WhatsApp, recopilar los datos de contacto de un cliente o hacer clic en un enlace de Internet. Estas y muchas acciones cotidianas más producen datos que se quedan guardados y que generan una fuente casi infinita de información y parametrización de comportamientos.

Las maquinas también generan datos

entre si una máquina y otra pueden compartir y generar información, tenemos como ejemplo los GPS de vehículos, las máquinas expendedoras de bebidas, o incluso los contadores de electricidad de las casas que se comunican a través de dispositivos, a los que transmiten los datos. Las redes de comunicación para llevar a cabo estas acciones son muy variadas, entre las más conocidas están el Wifi, el ADSL, la fibra óptica y el Bluetooth.

No obstante lo anterior, lo relevante no es la cantidad de datos, sino la forma en la que las organizaciones los procesan. Si se cuenta con una estrategia de Big Data estructurada con tecnología, esta información se puede analizar para obtener ideas que conduzcan a mejores decisiones y movimientos de negocios estratégicos.